Sign In
Español | English
 

SOCIEDAD
Instituto Silestone
¡Mantén limpia y segura tu cocina!

Mantener el orden y la limpieza en la cocina es el primer paso antes de comenzar con la elaboración de cualquier receta. Con el paso del tiempo este espacio ha ido evolucionando hasta convertirse en el espacio en el que mayor cantidad de horas invertimos dentro del hogar y, en ocasiones no somos conscientes de la importancia de limpio y ordenado este espacio, para evitar cualquier contaminación que pueda dañar los alimentos.

Es importante utilizar productos de limpieza adecuados, ventilar bien y tener especial cuidado con la acumulación de residuos. Sigue las recomendaciones del Instituto Silestone y tu cocina estará siempre como nueva.

  • Zona de cocción:  Uno de los lugares que mayor suciedad acumula mientras cocinamos es la vitrocerámica o cocina de gas. Si se trata de una cocina de gas, lo recomendable es desinfectar los quemadores en una mezcla de vinagre y tres cucharadas de bicarbonato con medio litro de agua. Así, se logra una limpieza total que eliminará todo aquello que obstaculice la salida de gas. Si por el contrario la cocina es una vitrocerámica bastará con emplear algún producto de limpieza especial para este tipo de superficies. Para ello es importante contar con una cuchilla especial ya permite la eliminación de cualquier resto de comida sin rayar la placa.
  • Higiene en la encimera: Es fundamental, ya que es el lugar en el que se manipulan los alimentos. Bien es cierto, que elegir el producto adecuado para eliminar los gérmenes es una ardua tarea. Si la encimera es de Silestone, ten en cuenta que es un material sintético y nada poroso, por lo que se limpia fácilmente con agua y detergente con PH neutro.  Si es de madera, se recomienda aplicar un aceite específico cada dos o tres meses para hidratar y devolver el brillo. Si, en cambio, has optado por una encimera moderna de acero inoxidable, tan solo tendrás que frotar con un trapo con detergente.
  • Ventilación de la cocina: Actualmente las cocinas abiertas integradas a la sala y el comedor son tendencia. Este tipo de diseño favorece la expansión del humo, los olores fuertes y el vapor por toda la vivienda. Por este motivo, es importante ubicar las ventanas cerca de la cocina, consiguiendo así una ventilación natural. El extractor, electrodoméstico imprescindible en la cocina, nos permite preparar la comida sin que los olores lleguen al resto de las estancias, por ello, mantenlo encendido a la potencia adecuada cada vez que cocines.
  • Control de residuos: Una cocina doméstica genera alrededor de un kilo diario de basura, ya sea de materia orgánica, papel, cartón, vidrio o plásticos. A la hora de cocinar, hay que tener en cuenta el realizar una buena gestión de los residuos generados, ya que son una gran fuente de contaminación. Si no se trata asiduamente, la acumulación de los mismos puede constituir un grave problema sanitario. El principal foco de contaminación es el cubo de la basura, donde muchos microorganismos encuentran las condiciones óptimas para asentarse y extenderse. Tanto para evitar la acumulación de residuos, como para contribuir a una mejora del medio ambiente es recomendable reciclar. Para hacerlo de la manera más efectiva posible debes conseguir cubos con varios compartimentos, o varios cubos dependiendo de la superficie de la cocina, para una correcta clasificación de los deshechos. Además, es importante bajar la basura casi a diario para mantener un ambiente limpio en nuestra cocina.

Aplicando estos sencillos consejos, la cocina se mantendrá en las mejores condiciones higiénicas, convirtiéndola así en un espacio saludable para toda la familia.

 

 
 
  • La Mecanica del Caracol Radio Euskadi
  • GK video
  • Clica aquí para ver el documento
  • Clica aquí para ver el vídeo
  • Clica aquí para leer el artículo