Consejos

Consejos

Las mujeres, la higiene y la familia

Las mujeres en el seno de la higiene familiar
De acuerdo con el estudio internacional SCA (Society for Creative Anachronism, Inc.),  la información sobre la higiene se difunde y se aprende principalmente en el seno familiar, y son las madres quienes están en el centro de ese proceso. La maternidad lleva consigo la predisposición natural de las mujeres a mantener su propia higiene personal, además de reorientar las costumbres y los valores de sus hijos hacia unos hábitos higiénicos y saludables mientras el medio ambiente sea a su vez controlado, mantenido y mejorado.
De acuerdo con el estudio SCA, el momento en que la perspectiva del instinto femenino acerca de la limpieza pasa de personal a colectiva es el nacimiento del primer hijo. Las familias cuidan la higiene de los suyos, y las madres son el núcleo de las familias. De ahí, la importancia de la mujer en el contexto de la higiene.
La higiene personal y la educación
De todas las preocupaciones que causan estrés a los padres en cuanto a la educación de sus hijos, la higiene personal es la primera, según desvela el estudio internacional SCA. En conjunto, las mujeres subrayan la importancia de la higiene personal de los niños más que los hombres.
Para las mujeres jóvenes, el nacimiento de su primer hijo es un punto de inflexión en su vida. No sólo se vuelven más conscientes de su propia higiene personal, sino que también se centran más en las normas de higiene que las rodean. Más de la mitad comienza a lavarse las manos con más frecuencia y se vuelven más cautelosas en cuanto al tipo de productos de higiene que compran para sus hogares. Más de un tercio admite que cada vez son más conscientes de la deficiencia en cuanto a las normas de higiene de su vida diaria, así como aumentan la precaución a la hora de escoger productos de higiene.
El estudio SCA también muestra que estas cifras son aún más marcadas en los mercados emergentes como China, México y Rusia, sobre todo entre las madres más jóvenes, particularmente en el los mercados más maduros. Éstas cambian sus hábitos radicalmente en comparación con cualquier otro grupo, o en comparación con lo que las madres más adultas recuerdan haber hecho.
Madres primerizas
Dentro del seno familiar, tanto las niñas como los niños acuden a sus madres para asesorarse por primera vez en asuntos de higiene personal, frente a tan sólo el 6% de las niñas y el 15% de los niños que consultan a sus padres la primera vez. De hecho, los chicos suelen hablar con sus amigos antes que con sus padres. Casi la mitad de los hombres casados hablan de higiene personal con su pareja antes que con cualquier otro pariente. Por lo tanto, ya sea como esposas o como madres, las mujeres son fundamentales para la comunicación dentro de las familias.
Internet: una variable impredecible
Una nueva y no cuantificable variable ha entrado en esta dinámica atemporal es Internet, que  se ha convertido rápidamente en la principal fuente de información y debate en materia de salud e higiene en el seno familiar, sobre todo entre los jóvenes. En el grupo de edad de 15 a 25 años, el doble de personas prefiere acudir a Internet para obtener información y conocimientos sobre la higiene entes que a su familia.
Aún así, la familia sigue siendo el principal foro para la discusión, la educación y los conocimientos relativos a la higiene personal. Y las mujeres son la principal fuente y el filtro de ese conocimiento y discusión.
El lavado de manos encabeza la lista
Así como la higiene personal se considera la parte más importante de de la educación, el lavado de manos es el aspecto más fundamental de la higiene. Es normal ver a padres dándoles la lata a sus hijos sobre el lavado de las manos después de ir al baño, y sólo un poco menos habitual que verlos insistir en el lavado de manos antes de comer.
De acuerdo con el estudio SCA, el grado de importancia que tiene el lavado de manos como  aspecto de la salud de los niños difiere mucho según la cultura. Alrededor de tres de cada diez encuestados en China y Méjico lo ven como el aspecto más importante de la salud de sus hijos, en comparación con poco más de uno de cada diez en Suecia y el Reino Unido.
Los padres, preocupados por la salud y la higiene
Para los padres, su mayor preocupación respecto a la higiene personal es la posibilidad de que sus hijos contraigan una enfermedad, más del 40% lo citó así. Además, una cuarta parte de los padres temen que la falta de higiene personal tenga un impacto negativo en la confianza en sí mismos de sus hijos, su bienestar y sus interacciones sociales. Alrededor de una quinta parte de todas las madres encuestadas se preocupa por la percepción que otras personas tengan de sus hijos como resultado de la higiene personal. Sin embargo, cerca del mismo número de padres están preocupados por los riesgos potenciales de que sus hijos sean excesivamente higiénicos – desarrollar alergias y enfermedades de la piel, por ejemplo.
Las mujeres como consumidoras de higiene
En general las mujeres compran, o al menos controlan, los productos que entran en sus casas. De acuerdo con el estudio SCA, la inmensa mayoría de las mujeres compran productos relacionados con la higiene, frente a poco más de uno de cada diez padres que compran productos de higiene personal para sus hijos.
Este predominio del sexo femenino continúa en términos de responsabilidad compartida en cuanto a la compra de productos de higiene para el hogar. En siete de los nueve países encuestados, menos de la mitad de los encuestados podía decir que compartía la misma responsabilidad que su pareja, aunque con una interesante discrepancia entre hombres y mujeres; un número más elevado de hombres decía compartir la responsabilidad de compra de productos para el hogar en comparación con el número de mujeres que estaba de acuerdo.
La importancia de la higiene sostenible en los mercados emergentes
En los mercados emergentes no parece haber potencial para la innovación en términos de desarrollo y comercialización de productos de higiene. Hasta seis de cada diez consumidores de estos mercados no pueden encontrar los productos de higiene necesarios, siete de cada diez se sienten desinformados sobre los productos que compran. En China y Rusia, más de la mita opina que los productos de higiene personal son demasiado caros.
Otro aspecto crucial de estos mercados emergentes es la preocupación de los consumidores acerca de los contenidos y materiales utilizados en los productos de higiene. El 80% de los mejicanos encuestados manifestaban estar preocupados por si los productos de higiene contenían materiales que fueran potencialmente perjudiciales para sus hijos, así como el 60% de los rusos, y más de la mitad de los chinos encuestados. En Reino Unido y Suecia, por el contrario, los consumidores permanecían indiferentes respecto a eso.
El saber si estos resultados son debido a una sospecha infundada o, por el contrario,  se basan en una experiencia real debería ser motivo de preocupación para los proveedores de productos de higiene. La propagación de este sentimiento de desconfianza respecto a estos tipos de productos puede tener un fuerte impacto negativo tanto en los intereses comerciales de los mercados como en la higiene en general.
De acuerdo con el estudio SCA, los jóvenes se sienten especialmente inseguros en la compra de productos de higiene personal, las dos terceras partes de los encuestados dicen sentirse desinformados en cuanto a cuales se adaptan mejor a sus necesidades, casi seis de cada diez se preocupa por el gasto que suponen los productos de higiene, y casi uno de cada tres siente vergüenza al hablar sobre los productos que necesitan.
Una vez más, las mujeres jóvenes son la clave
En conjunto, sería justo decir que las mujeres se preocupan en especial acerca de su propia higiene personal, y están más abiertas a hablar sobre problemas de higiene. Las mujeres asumen la responsabilidad de las cuestiones relacionadas con la higiene dentro de la familia, las mujeres jóvenes son más le dan mucha más importancia a la higiene personal que las mujeres mayores y las madres primerizas forman una categoría muy sensible.
Por lo tanto, es imprescindible para la fabricación y comercialización de productos higiénicos prestar especial atención a las madres jóvenes ya que constituyen un foco de información y educación clave con respecto a la higiene. Las mujeres jóvenes son el eje central de las futuras familias y son el grupo demográfico que expresa la mayoría de la preocupación acerca de los productos de higiene y la higiene en general. Asimismo, relacionan estrechamente la buena higiene con la buena salud.
Definición de sensación de bienestar
En poblaciones de mercados maduros, con mucha confianza en los productos que compran y con muchas razones para creer que se pueden mantener altos estándares de higiene, el concepto de bienestar está directamente relacionado con la higiene. Sin embargo, para muchos mercados emergentes aún es necesario extender la “red”, es decir, incluir áreas tales como escuelas o zonas de dominio público fuera del hogar en el proceso de concienciación higiénica.

“Los deseos son los mismos, sólo las realidades difieren”.

Informe de Hygiene SCA de 2011

Clica aquí para ver el artículo completo SCA Hygiene Matters Report 2011.