Consejos

Consejos

Seguridad Alimentaria: Riesgos asociados al consumo de alimentos

El concepto de seguridad alimentaria en el mundo es muy amplio y se basa en que la población tenga en todo momento, acceso material y económico a los alimentos suficientes, nutritivos y seguros para satisfacer sus necesidades dietéticas y preferencias alimentarias para una vida activa y sana. La seguridad de los alimentos es un bien necesario en lo que respecta a la salud de las personas. En los países desarrollados, en los que el acceso a los alimentos está garantizado, el término de seguridad alimentaria se limita a la confianza de que al consumir un alimento, además de proporcionarnos los nutrientes que esperamos de él, no nos ocasione ningún efecto negativo, ningún daño para nuestra salud. La seguridad de un alimento no se improvisa, es el resultado de aplicar una serie de medidas a lo largo de toda la cadena alimentaria orientadas a prevenir o reducir los peligros existentes en un alimento, que puedan ocasionar un daño o enfermedad en el consumidor.

Hay diversos tipos de riesgos y contaminantes asociados: macroscópico (permanece visible), tóxicas (tales como pesticidas, restos de productos de limpieza, etc) y biológicos (parásitos como Anisakis y microorganismos). Microbiológica, especialmente la contaminación bacteriana es la causa más común de problemas de salud relacionados con los alimentos y donde la intervención humana es verdaderamente decisiva.

La mayoría de las bacterias son inofensivas e incluso algunas son beneficiosas y se utilizan intencionadamente en la elaboración de algunos alimentos como el yogur o el queso. Otras muchas son las responsables de la alteración de los alimentos como la putrefacción de la carne y pescado o la fermentación de salsas y purés. No son, sin embargo, las más peligrosas: existen bacterias nocivas que aunque a menudo no alteran el alimento, afectan a la salud de quien lo consume. Hay bacterias perjudiciales que a menudo no alteran el producto, pero no afectan la salud de quienes lo consumen. Cuando comemos una comida con este tipo de bacterias u otros microorganismos patógenos o sus toxinas, que pueden ser objeto de una serie de trastornos de diversa gravedad y desarrollo de la intoxicación alimentaria.

Aunque podemos pensar que los alimentos sólo se pueden contaminar cuando se maneja, también existen riesgos durante el proceso de producción, transporte y almacenamiento, donde la comida puede estar en peligro. Sin embargo, el consumidor puede intervenir en esta área de la cadena alimentaria por siempre evitando cualquier posible contaminación de los alimentos e incluso en algunos casos la eliminación de la contaminación, como en alimentos crudos, sin procesar, que, naturalmente, puede contener microorganismos, (carnes frescas, mariscos, huevos y verduras, etc.).

Los consumidores de hoy están más interesados en la seguridad alimentaria, solicitando información y asesoramiento para ayudar a asegurar la salud de su familia. Como consumidores, tenemos derecho a una información útil y clara sobre la calidad e ingredientes de los alimentos en el momento de la compra (etiquetado) , así como de unas garantías sanitarias avaladas por los productores y las autoridades sanitarias competentes. Además, tenemos el deber y la responsabilidad de informarnos, conocer y poner en práctica unas correctas prácticas de manipulación de esos alimentos actuando en todo momento con el fin de preservar la salubridad de los productos que consumimos, por nuestra salud y la de las personas a las que se los ofrecemos. No hay que olvidar que un consumidor informado, es un consumidor más protegido frente a las toxi-infecciones alimentarias.